La talla de S. Juan evangelista del Nazareno de El Puerto brilla en la exposición de Roldán en Sevilla

Conoce tu Patrimonio

Desde el 2 de enero hasta el 10 de marzo de 2024 se puede contemplar en el Museo de Bellas Artes de Sevilla la imagen de San Juan Evangelista de la Hermandad de Jesús Nazareno de El Puerto (FOTO 1) como una de las piezas más importantes de la exposición Pedro Roldán, escultor (1624-1699)”. Debemos sentirnos orgullosos de que una obra de esta categoría correspondiente al patrimonio de nuestra ciudad haya sido elegida para brillar con luz propia en el conjunto de esculturas presentes en el museo hispalense. Se trata de un acontecimiento histórico que debemos valorar en su justa medida porque es una muestra antológica en la que se recuerda la importancia de este artista.

La exposición se ha organizado con motivo del IV centenario del nacimiento de este polifacético creador barroco, uno de los más influyentes en la imaginería española hasta bien avanzado el siglo XVIII gracias a él pero también a su amplio taller de numerosos colaboradores y discípulos. En ella se muestran 36 esculturas y varios grabados y pinturas clasificados en apartados relativos a la formación y primeros encargos a Pedro Roldán, los años de fama y plenitud creativa y la década final, así como una serie de tallas pertenecientes a su obrador. Son imágenes conservadas en iglesias, hospitales, conventos y colecciones particulares de distintas procedencias andaluzas y castellanas y modelos iconográficos (marianos, cristíferos y hagiográficos), la mayoría expuestas públicamente por vez primera (FOTO 2).

En cuanto a la imagen de san Juan evangelista de la cofradía de Jesús Nazareno de El Puerto, se conserva en buen estado como cotitular de la Hermandad de Jesús Nazareno y Ntra. Señora de los Dolores en la segunda capilla del Evangelio de la Basílica menor de Ntra. Sra. de los Milagros de esta ciudad. Se trata de una talla barroca concebida para ser vestida con túnica y mantolín. Cabeza, cuello, manos y pies están esculpidos en madera de cedro y encarnados y el resto del cuerpo y extremidades se simulan mediante un bastidor con listones de madera o candelero.

Mide 156 cm. de altura y está perfectamente documentada gracias a dos inscripciones autógrafas en tablillas de éste donde Pedro Roldán constata que la hizo en Sevilla en 1662. Su contenido fue dado a conocer por Miñarro López tras la restauración de 1993, quien volvió a colocarlas en el nuevo candelero (FOTO 3).

Sigue el modelo iconográfico inspirado en un pasaje apócrifo tomado de las Actas de Pilato al representar al discípulo de Jesús joven y erguido, con la cabeza girada hacia su derecha comunicando a María que su Hijo cargaba con una cruz hacia el Gólgota. La flexión de sus brazos a la altura de la cintura y la posición de las manos indican el camino a seguir hacia el encuentro en la calle de la Amargura con Jesucristo.

Sus características formales y estilísticas están en consonancia con las propias de su autor. En la cabeza de esta imagen destaca el tratamiento de su cabellera de mechones compactos y ondulados y unas facciones naturalistas en un bello rostro de gesto apenado (FOTO 4). El cuello, esbelto y girado, las manos y los pies (FOT. 5 y 6) igualmente un detallismo anatómico plenamente realista al acusar huesos, tendones y venas con suma perfección que refuerzan la expresividad, dramatismo y unción religiosa que Roldán supo otorgar a sus imágenes. También en esta talla de San Juan ha sabido este escultor imponer un lenguaje estilístico en el que gesticulación, dinamismo, teatralidad, elegancia y belleza reflejan a la perfección la sensibilidad religiosa y estética de su tiempo.

Finalmente, recordamos que la hermandad conserva el candelero original adaptado al dinamismo impuesto a la figura por su imaginero. Se trata de un bastidor en el que, a partir de un vástago cilíndrico vertical, se ensamblan varias piezas de madera para soportar el busto de San Juan, de donde partían sus brazos articulados, otra central que se corresponde con su cintura y otra inferior más complicada para simular las piernas. Listones clavados a estas piezas fortalecen el conjunto y otorgan forma al fingido cuerpo y extremidades. Resulta extraño que uno de los escasos candeleros del siglo XVII que se conservan de la imaginería de escuela sevillana no haya sido expuesto en esta muestra. Por nuestra parte, valoramos el criterio de la hermandad de conservarlo, e invitamos a los portuenses y amantes del arte a visitar esta exposición (FOT.7).

Francisco González Luque

1 San Juan evangelista. Foto: MBAS.
2. Vista parcial de la exposición sobre Roldán en Sevilla. Foto: MBAS
3. Inscripción en una tablilla del candelero:“Esta hechura de San Juan hizo en Sevilla Pedro Roldan maestro escultor en el año 1662. Vivía en la calle de la Muela (actual O’Donell)”. Foto: Roda Peña
4. Cabeza de San Juan. Foto: F.G.L.
5. Manos de San Juan. Foto: F.G.L.
6. Pies de San Juan. Foto: F.G.L.
7. Primitivo candelero de San Juan. Foto: F.G.L.

Compartir contenido

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies