Hornacinas vacías y patrimonio urbano en El Puerto de Sta. María (2ª parte). Catálogo.

Hornacinas

Conoce tu Patrimonio

Concluimos este artículo con una relación y un plano de situación de los nichos actualmente vacíos conservados en fachadas de edificios civiles de la ciudad. Están ordenados por orden alfabético del callejero, sin detenernos en un análisis pormenorizado, aunque en las fotografías, y sobre todo en la realidad, queda patente el mayor o menor interés artístico, histórico o morfológico.

Son las adosadas a las casas de la siguiente dirección: 

1- Cielos 85 (esquina Descalzos); 2- Conejitos 5 (casa del marqués de Arco Hermoso); 3- Chanca 10 (esquina Albareda); 4- Jesús Cautivo 6; 5- Juan de la Cosa 6; 6- Pagador 38 (esquina plaza Elías Ahuja); 7- Postigo 28; 8 y 9- Ribera del rio 1 (dos nichos); 10- Rosa (solar esquina a Santísima Trinidad); 11- Santo Domingo 3 (esquina Larga); 12- Zarza 68.

Entre las diferencias más significativas observables en el lapso de 25 años transcurrido entre este artículo y el estudio efectuado en 1996 destacamos el avanzado estado de deterioro de algunas contrastando con la oportuna y elogiada restauración de otras. Por ejemplo, el lamentable aspecto ofrecido por las interesantísimas hornacinas adosadas a la fachada opuesta al río del edificio conocido como “La Munición” (o “La Provisión”) en Ribera del río nº 1 a pesar de su antigüedad e interés artístico. O incluso la desaparición de alguna, como la que se adosaba a la casa de la calle Espelete esquina a Cruces, hoy convertida en solar. Confiemos en que no se haya perdido y, como en Jesús Cautivo 6, tras la obra de nueva construcción se recupere, como ha ocurrido en otras, igualmente restauradas y, en algunos casos, desencaladas. Asimismo, debemos observar que el nicho abierto en San Bartolomé 5, vacío en los noventa, actualmente está ocupado por una pequeña escultura de Cautivo.

Necesidad de conservación

Ya hemos comentado en varias ocasiones que capillas, cruces, retablos, azulejos y hornacinas son algunos de los elementos urbanos que permiten efectuar una aproximación al comportamiento antropológico, religioso y estético de nuestros antepasados y que su puesta en valor y conservación es tarea de todos. 

Desde aquí volvemos a reivindicar también la importancia de estos nichos en relación con la merecida protección ambiental y visual de los elementos singulares del Conjunto Histórico declarado que habitamos. Y esto debe ser así porque, aunque no presenten notables valores artísticos o hayan perdido la función para la que fueron costeados, diseñados y colocados, todos se encuentran adosados a inmuebles catalogados en alguno de los niveles de protección contemplados en los sucesivos planes urbanísticos de la ciudad o son “elementos singulares incorporados al espacio público que resultan de interés para el mantenimiento de la peculiar imagen del Conjunto Histórico y Entorno”. Por todas estas razones es preciso preservarlos en su totalidad evitando un progresivo deterioro o desaparición para legarlos a futuras generaciones. 

Desde aquí invitamos a recorrer nuestras calles y plazas y disfrutar contemplando estos elementos, aunque también nos enojaremos comprobando el estado de conservación de algunos, las pintadas rodeando otros o la proliferación de cables que todo lo afean, asunto harto denunciable y, al parecer, sin visos de solución.

Francisco González Luque

Hornacinas
Plano de situación y detalle de hornacinas vacías

Compartir contenido

U

Búsqueda

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies