El muelle Diagonal

El otro elemento definidor de este espacio es el muelle, por lo que también la plaza fue conocida como “del embarcadero” o “del muelle”. Como indicamos en anteriores entradas, estuvo delimitado en su frente hasta mediados del siglo XVIII por una ensenada natural que hacía las veces de sencillo lugar de atraque de pequeñas embarcaciones y botes.

Es en 1753 cuando se realiza la primera infraestructura portuaria. Para ganar terreno al río y avanzar en la línea de pleamar fue construida una escollera con una gran terraza superior, origen de la actual plaza. Contaba, tal y como aparece en el plano de 1757, con dos escalinatas para el embarque y estaba unido con el muelle de las Galeras mediante una muralla de cañería que corría por la banda derecha del río y servía de pantalla de contención en las mareas altas.

Pocos años después, en 1776, con el objetivo de permitir el atraque de embarcaciones de mayor calado, se construyó el conocido como “muelle Diagonal” que perdurara hasta principios del siglo XX. Tenía como novedad que avanzaba hacia el centro del cauce sobre grandes pilotes de madera clavados en su lecho, todo ello recubierto con maderas y con su escalera de bajada para el embarque.

En Cabildo de 1788 se vio un informe sobre la necesidad de ejecutar un muelle de cantería en lugar del Diagonal de madera existente. Sin embargo, la ciudad se hallaba sin fondos para poder emprender estas obras públicas, por lo que quedó en suspenso, acordándose llevar a cabo solamente obras de conservación y reparación.

Como el muelle estaba expuesto a las avenidas del río y a los rigores de la climatología, sufría continuos desperfectos con reiteradas quejas y reclamaciones del arrendador a cuyo cargo estaba la explotación y el cobro de los arbitrios por el uso de transeúntes y mercaderes, motivo por el que hubo de ser sometido a constantes trabajos de reparación y reconstrucción. Una imagen del mismo puede verse en la conocida litografía de Nicolás Chapuy, donde se distinguen las escaleras de acceso al embarque en el lateral derecho.

Estas reformas no solo afectaron a la parte avanzada del muelle de madera sino también a la obra de mampostería que hacia fachada al río. En el Archivo Municipal se conserva un proyecto de 1840 de reparación de esta fachada, firmado por el maestro mayor de la ciudad, Diego Filgueras, del que adjuntamos un plano proporcionado por Doña Ana Becerra. 

Sirva como muestra de la vitalidad y del encanto del lugar, el testimonio del chileno, de origen gaditano, Conde de Maule,recogido por J. Maldonado y M. A. Caballero, quien en 1812 escribía: “la concurrencia de los barcos que van y vienen de Cádiz al Puerto hace que el muelle sea un sitio delicioso donde se presentan muchas gentes todas las tardes. El ingreso en El Puerto por agua es agradable por su hermosa plaza, la pescadería que está al frente, el nuevo edificio de la fábrica del aguardiente que ocupa el costado del Sur, y la Alameda del Conde a la parte del Norte lo que hace un bello contraste”. 

R.G.R. y F.J.R.

Detalle de la plaza y muelle del Embarcadero en 1757. Ministerio de Cultura y Deporte. Archivo Histórico Nacional. Consejos, MPD 525.
1840.” Planta i alzado del Muelle Diagonal”. Diego Filguera. Archivo Municipal de El Puerto de Santa María
Detalle del muelle Diagonal hacia 1844. Litografía. Nicolás Chapuy, “El Puerto de Sta. María, cerca de Cádiz”. Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña

Compartir contenido

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies